Expertos en bodas en Zamora: Vicente Bravo - La Valenciana

Expertos en bodas en Zamora: Vicente Bravo – La Valenciana

Aunque a veces no nos demos cuenta, hay muchísimas personas trabajando a destajo para que el día de tu boda sea como siempre lo has soñado. Desde hace meses has pasado tiempo decidiendo en qué iglesia te casarás o dónde será la ceremonia civil, en qué restaurante se celebrará el banquete, quién será el fotógrafo, quién pondrá las flores, qué traje y qué vestido llevaréis, quién os peinará y maquillará…. un montón de detalles que hacen que tu día sea tal y como quieres. Desde este espacio le rendiremos un merecido homenaje a todos esos profesionales que dan lo mejor de sí mismos para conseguir cumplir todos tus deseos. 

Y comenzamos nuestra serie de conversaciones con una empresa que se encarga de endulzar los veranos de los zamoranos desde hace décadas. La Valenciana, que desde 1933 nos hace disfrutar con sus helados y que, poco a poco, ha ido asumiendo y triunfando con nuevos desafíos en forma de turrón, café, refrescantes bebidas e incluso cerveza. Hablamos con Vicente Bravo Cerdá sobre sus gustos, la evolución del helado en las bodas y la presencia de La Valenciana en el día de tu boda.

Jardines del Rey: ¿Qué papel tiene el helado en las bodas de hoy?

Vicente: El helado ha salido de la sobremesa para introducirse en entrantes, cóctel, en acompañamientos… cada vez tiene más diversidad y abarca muchísimos más sabores que es la gran ventaja del helado. El postre ya no es el fin último del helado, sino que se incorpora en distintas partes del menú.

En lo que respecta al helado en el postre ha evolucionado desde los típicos pijamas de los años 80 con melocotón, piña en almíbar y bola de helado o el corte de tres sabores (que lo disfrutábamos muchísimo) a la actualidad, con sabores muy cosmopolita o muy sencillos para que el chef cree productos muy exclusivos.

JdR: ¿Se puede hacer helado de cualquier cosa?

V: Se puede hacer helado de lo que quieras. Es una parte más de la cocina y, conjugando bien los ingredientes y si son de calidad se puede jugar y darle gran variedad. El helado es muy versátil, se pueden hacer maravillas. Depende del evento y de dónde estés, del tipo de consumo… en una boda se pueden jugar con elaboraciones sorprendentes… por ejemplo se me ocurre unas ostras con helado de erizo de mar, cava…

JdR: ¿Habéis hecho alguna vez algún producto exclusivo para una boda en concreto?

V: Sí, se ha dado el caso de recibir un pedido muy exclusivo y lo realizamos.

JdR: ¿Cuál es el producto que más os piden para bodas?

V: El sorbete de limón. Da mucho juego. Es el corte tradicional entre el pescado y la carne. Se acompaña con algo más como cava, vodka… el limón separa muy bien los sabores del pescado y la carne, te limpia y te abre las papilas gustativas después del pescado y te da paso a la llegada de un plato más fuerte como la carne.

JdR: ¿Afecta la elección del menú en la del helado?

V: Sí. Dentro de todos los menús hay helados que combinan con cualquier exigencia, como la vainilla. La clave estaría en con qué combinarla: en un menú más moderno se puede mezclar con frutos rojos, mora…  o, por ejemplo, con un bizcocho borracho en un menú más tradicional.

Expertos en bodas en Zamora: Vicente Bravo - La Valenciana

Los helados de La Valenciana en una boda muy especial

JdR: ¿Qué sabores nuevos crees que podrían encajar en un menú de boda?

V: Dentro de lo más tradicional la amplitud de sabores nos da muchísima versatilidad: crema catalana, turrón, leche merengada, chocolate, dulce de leche… si buscamos algo más innovador creo que toda la línea de Irresistibles son un buen ejemplo. Fresa enamorada, chocolate extrovertido, chocolate introvertido, piruleta consentida, nube presumida para niños y no tan niños…

Para menús de autor yo me quedaría con la nata por su versatilidad, un sorbete de sandía o mandarina, helado de frambuesa… cualquier sorbete con una bebida blanca como un vodka, ginebra, ron blanco… bien equilibrado puede dar mucho de sí. Tenemos tanta amplitud de sabores que podemos llegar a conceptos muy distintos. Incluso desde un mismo sabor adaptado a diferentes conceptos, esa es la gran ventaja del helado.

JdR: ¿Es distinto el helado para una boda de día que para una boda de noche?

V: Sí, puede serlo aunque los principales cambios son entre una boda de otoño y una de verano. En verano utilizamos más los sorbetes y sabores más refrescantes mientras que en las de otoño apostamos por sabores más potentes e invernales, como pueden ser la crema catalana o el turrón. No necesariamente tiene que ser así pero es lo habitual.

JdR: Si tuvieras que elegir un sabor de helado para culminar el banquete de boda ideal, ¿cuál sería?

V: Yo soy muy vainillero. Se me ocurre un tricapa con una base de caramelo o turrón líquido, una capa de helado de vainilla, una capa de helado de turrón y por encima un fondant de turrón… te mueres de bueno.

JdR: ¿Eres más de tarrina o de cucurucho?

V: Yo soy de barquillo.

JdR: ¿Y cuál es tu helado favorito?

V: Siempre el mismo. Nata y nuez y chocolate o nata nuez y café. Todos tenemos nuestro sabor, si nos salimos de él lo hacemos por curiosidad pero siempre volvemos al mismo.

JdR: ¿Cómo surge la idea del carrito de La Valenciana que está en los Jardines del Rey?

V: El carrito surge como una manera de poner en valor el pasado. Mis bisabuelos inician esta aventura en 1933 con carritos de helado. A principios de los 40 se crea La Valenciana, habiendo ya un pequeño local que hace las veces de punto de venta en la zona de San Ildefonso. En 1960 se traslada al local actual en la Avenida Portugal.

El carrito es una forma de volver hacia atrás, hacia algo que surgía en muchas conversaciones porque estaba en la mente de muchos zamoranos. En las bodas se utiliza a veces en el momento del postre o cuando ya se está en pleno baile como un valor añadido para niños o adultos.

JdR: Además del helado, en La Valenciana tenéis otra serie de productos que pueden emplearse en bodas. Hablamos de turrones, cerveza…

V: Sí, es algo que nos demandan, sobre todo en las bodas de otoño, cada vez más. Presentaciones para centros de mesa, para el momento del baile… sobre todo los crujientes como el de guirlache o el de cristal. Es lo que llamamos Turron Corner, similar a una Candy pero con una gran variedad de turrones.

También se emplean nuestras Cremas de Turrón como parte del postre de boda o incluso en el cóctel.

Expertos en bodas en Zamora: Vicente Bravo - La Valenciana

La Cerveza Alma y algunas elaboraciones con turrón

JdR: Se podría decir que estáis casi desde el inicio con el cóctel hasta el final, porque incluso vuestros productos pueden ser el propio detalle que los novios le dan a los invitados.

V: Así es. Con la cerveza Alma y también con los bombones de turrón hemos tenido encargos para entregar a los invitados. Es un detalle que gusta por lo original y por su sabor.

JdR: Para terminar hablemos del principal ingrediente de las bodas, el amor. Todos los años, en las Fiestas de San Pedro se celebra el Beséame que organizáis desde La Valenciana en la Plaza de Sagasta. ¿Crees que alguna pareja surgida ese día se habrá dado ya el “sí quiero”?

V: ¡Claro! Estoy convencido que alguna de esas parejas que nos ha acompañado en estas 5 ediciones del Beséame ya se ha comprometido. Son 5 años los que Zamora lleva siendo La Capital Mundial del Amor y eso seguro que se ha traducido en alguna boda.

JdR: ¡Muchas gracias! Pronto seguiremos con muchos más de estos profesionales expertos en bodas en Zamora.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *